Facebook Twitter Google +1     Admin

El cura del pueblo

20060521164235-noya.jpg

Según cuentan las historias familiares, de éstas que pasan de padres a hijos, bueno más bien creo que son tres generaciones anteriores a mí, más o menos...Había pueblecito del norte de España, en una zona rural donde había casas de piedra, un pilón donde las mujeres del lugar iban a lavar la ropa, (aún no se había inventado la lavadora), acarreaban en cestos de mimbre las hierbas para los animales...

Las gentes de lugar, donde todas se conocían, se saludaban, charlaban de sus dolores, del tiempo y de los cotilleos de última hora...En ese pueblo muchos eran familia, hermanos que se habían establecido allí, así que había varias casas digamos de los patriarcas. A cada una se le ponía un nombre, así que cuándo iban a visitar a tal casa siempre decían voy a casa de Juan...(en serio que  a la vez que lo escribo veo mi precioso y verde pueblecito..)

En la época que me tocó vivir, hace más o menos 33 años, la chiquillería del pueblo era relativamente poca, jugábamos entre la vid, los cerezos...he hecho tantísimas trastadas...la cabaña hecha de tablas para nuestro refugio, caerme en un río...ponerme malísima después de la recogida de la vid, de tantísimas uvas que había comido...

Remontándonos a la época de principios de siglo, la de mi queridísima y venerada abuela, mi mentora, mi primera madre, la persona más dulce que jamás haya conodido...Cómo era una época de guerras, vivían modestamente a pesar de proceder de una familia fuerte económicamente, según me contaba ella no había qué comprar, así que en ocasiones recurrían al trueque, eran felices con muy poquito...

En el pueblo había un sacerdote, era hermano de mi bisabuelo, procedían de Francia, personas muy cultas y estudiosas, existen libros publicados, ensayos´sobre la biblia, habían huido de la guerra francesa (eso es lo que siempre me han contado), y se establecieron en el norte de España. Todos los que portamos ese apellido procedemos de la misma rama... Ese sacerdote era capellán honorífico de alguien digamos importante, este buen hombre tenía un carácter increíble, de moral intachable y muy justo.

En época de guerra muchas familias no se podían permitir ciertos sacramentos pues lo que hacía el buen hombre era no cobrar nada a la gente más pobre... pero eso sí a la gente potente económicamente misteriosamente cuando había alguna defunción les cobraba el doble siempre...para sus pobres...La única condición que ponía era que fueran a misa, cascarrabias como él sólo...Hay una lápida conmemorativa en la iglesia de Noya en su honor...

21/05/2006 16:42 lascenizasdeangela #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



Autor: sroja

Las historias familiares son fascinantes, ¿verdad? Mejor que cualquier novela. A mí me fastidia no tener ya a mis abuelos, porque me encantaría saber más de lo que pasó en la Guerra Civil, por ejemplo.

Por cierto, no conocía tu blog. ¡Encantada de haber aterrizado aquí!

Fecha: 22/05/2006 11:55.


gravatar.comAutor: Carmen

Son parte de nuestra herencia las historias familiares, un placer
Gracias

Fecha: 22/05/2006 13:12.


gravatar.comAutor: johnymepeino

Y contadas como lo haces tú nos penetran profundamente. ¿Y eso?: el gran afecto que muestras hacia las personas de las que nos hablas.

Fecha: 22/05/2006 18:55.


gravatar.comAutor: cesar falcai

los curas de los pueblos , han dado que habalar mucho, sobre todo por que son seres humanos, y en su caracter de tales, jamas dejan de vivir esa sensacion de poder que les brinda el verstido.-ser cura no es ponerse la ropa del cura

Fecha: 28/07/2009 18:01.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris