Facebook Twitter Google +1     Admin

El viejo horreo

20060619090109-horreo.jpg

A veces vienen a mi mente recuerdos en forma de olores, hay uno exquisito, o por lo menos  para mí  así lo es. Una mezcla de olor a maíz y a jabón perfumado.  Antes de mudarnos a Santiago vivíamos en la aldea, hace unos veinticinco años, ésta estaba formada por varias casas de piedra, a casi todos los vecinos nos unían lazos familiares. Aparte de la que era mi casa había una muy especial...Jamás entendí porqué tenía tres abuelas cuando todos tenían dos...aunque ella se empeñaba en contarme una y otra vez que ella era la madre de mi abuela, yo hacía como que la escuchaba pero siempre acababa llamándole abuela Pepa...Me encantaba sentarme a su lado y escuchar todas las historias que me contaba, era dulce, tranquila y glotona. En una ocasión la pusieron a régimen, ella se negó tajantemente, luego nos enteramos de que lo que quería el médico era echarla para el otro mundo, una explicación lógica como otra cualquiera...

Siempre la ví viejita como el mundo, había nacido en 1900,  ella andaba con su bastón de madera, vestida siempre de negro, con toquilla negra y delantal a cuadros gris, pañuelo en la cabeza, y, en ocasiones su sombrero de paja gallego.  Cuando era la época del maíz me sentaba con ella a debullar/desgranar maíz, de ahí su olor característico, y...hablábamos, en ese lenguaje tan especial que une anciana y niña...

Su casa era la contigua a la nuestra, ellos tenían hórreo, allí almacenaban parte de lo que cosechaban en sus tierras, así que ella me aupaba para que le cogiera un par de manzanas,  me daba muchísimo miedo entrar pero ella paciente esperaba...su imposible apetito podía más..

Cuando nació la cuarta generación de nuestra familia, hubo fuegos artificiales, aunque ella se asustó un poco porque no entendía mucho qué significaba aquello de los fuegos en el cielo, pero se quedó embelesada observando a la hija de mi primo, le hicieron muchísimas fotos, algo que le encantaba, así que posó con coquetería.

 Como sabía que me iba al extranjero, he de explicar que jamás había salido de Galicia, así que ir a Andalucía por lo  menos cambiar de país...me dió parte de su tesoro...tres billetes de cien pesetas muy nuevos y doblados...según ella  por lo menos tendría hasta que llegase...

Su abrazo siempre me olerá a maíz y jabón...

(Ojalá podáis captar algo de lo que he intentado plasmar)

19/06/2006 08:57 lascenizasdeangela #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Luis Amezaga

Capto el olor a hierba húmeda, a saudade. Capto que nuestros antepasados van en nosotros, porque somos una especie de resumen o antología de todos ellos. Capto seguridad en los brazos de quien nos quiere, y a quien siempre serán referencia de nuestro mundo. Capto tu humanidad. Un abrazo.

Fecha: 19/06/2006 09:59.


Autor: María

Celebro su vuelta al blog. Resulta grato leerla nuevamente (buena señal, sin duda).
Entrañable historia, ahora comprendo un poco mejor su afición (que no adicción) por los jabones varios. Cuan importante es la memoria olfativa, ¿verdad?...puede evocar sensaciones que con ningún otro sentido sería factible recordar. Si una imagen se dice que vale más que mil palabras, un olor creo que no tiene parangón (en mi modesta opinión, claro está).
Cuídese, d’acord?. La seguiremos leyendo.

Fecha: 19/06/2006 11:00.


gravatar.comAutor: Maik Pimienta

Yo creo que só lo has hecho. Transmitir digo. ¿Cuánto tiempo ocupa la infancia en nuestra memoria? Qué egoísta es. Pero que bueno que así sea. Mi patria es mi infancia, decía Baudelaire, y es tan cierto como que estoy robándole este tiempo al trabajo.

Besos!!

Fecha: 19/06/2006 12:32.


gravatar.comAutor: Johnymepeino

Tras el maestro viene el bufón (osea, yo ). El aroma de Heno de Pravia porque en casa del trabajador pastilla Lagarto toda la semana, que no veas qué cutis-fino estábamos hechos y hasta que no llegué a la ciudad por primera vez, no conocí el Heno de Pravia. (Yo le llamava Heno del Pavía por lo del general) j,j,j, ya tonto desde pequeño. Un beso mi niña.

Fecha: 19/06/2006 17:07.


Autor: Carmen

Gracias por los post, sois geniales

Fecha: 19/06/2006 21:23.


gravatar.comAutor: iralow

Se puede captar, se puede oler, se puede sentir...se puede, de verdad que se puede.

Besote

Fecha: 19/06/2006 23:02.


gravatar.comAutor: byrongio

Pues mucho mejor estimada vecina.. casi casi se puede sentir... sobre todo el abrazo a aquel ser tan querido, a mi me gusta el olor de la lluvia cuando cae sobre la tierra seca, es como si me sacarn del lugar y el tiempo especifico y me llevaran a lugares y tiempos de sueños y recuerdos :)
Un abrazo vecina ;)

Fecha: 20/06/2006 05:22.


gravatar.comAutor: David

Siempre me han parecido muy curiosos los hórreos gallegos, tan diferentes de los de mi tierra (Asturias) pero con la misma función.

Tu post me ha gustado y me ha traído mucho recuerdos :-)

Fecha: 21/06/2006 18:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris