Facebook Twitter Google +1     Admin

NATURALEZA HUMANA

Le mandé un sms, no me atrevía a llamarla porque pensé que estaría rota, sin ganas de hablar con nadie, y no me parecía apropiado. Al día siguiente ella me llamó, su voz sonaba lejana y dispersa por la medicación,al hablar sentía cómo me erizaba desde la nuca, tal era el grado de dolor que me impactó de lleno, ella daba las gracias y yo no sabía cómo calmar su alma ni qué decir. Cuando trató de decirme cómo había sido la paré, no, no quería saberlo, sólo pretendía saber cómo estaba, suelo ser delicada y dulce, pero las palabras se agolpaban en mi garganta sin encontrar ninguna acertada. Le recordé que tenía una razón muy poderosa para seguir hacia delante, su hija, su familia...a veces su voz se entrecortaba dejando escapar un sollozo, me sentía impotente, supongo que la mejor forma de superarlo es el tiempo, tiempo, maldito tiempo que segó la vida de un niño al que conocía y no sabía de su agonía...

Lo peor? llamé a un par de amigas, y se negaron a llamarla porque no les había dado el pésame por muertes que habían tenido en sus familias, sinceramente creo que en momentos así hay que ser persona y dejar atrás el pasado, son circunstancias muy especiales, y me dolió especialmente que una de ellas me preguntara cómo fue cuando yo no lo quise saber, no entiendo a la gente, de verdad, a mí desgarraba el dolor de mi amiga por encima de todo.

20/07/2008 23:08 lascenizasdeangela #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris