Facebook Twitter Google +1     Admin

Arbol

En el silencio de mi reflexión 
    percibo todo mi mundo interno
    como si fuera una semilla,
    de alguna manera pequeña e 
    insignificante
    pero también pletórica de
    potencialidades.
                          
    ... Y veo en sus entrañas
    el germen de un árbol   magnífico,
    el árbol de mi propia vida
    en proceso de desarrollo.
                         
    En su pequeñez, cada semilla contiene
    el espíritu del árbol que será después.
                               
    Cada semilla sabe cómo transformarse
    en árbol,
    cayendo en tierra fértil,
    absorbiendo los jugos que la alimentan,
    expandiendo las ramas y el follaje,
    llenándose de flores y de frutos,
    para poder dar lo que tienen para dar.
                
    Cada semilla sabe
    cómo llegar a ser árbol.
    Y tantas son las semillas
    como son los sueños secretos.
                    
    Dentro de nosotros, innumerables sueños
    esperan el tiempo de germinar,
    echar raíces y darse a luz,
    morir como semillas...
    para convertirse en árboles.
                    
    Árboles magníficos y orgullosos
    que a su vez nos digan, en su solidez,
    que oigamos nuestra voz interior,
    que escuchemos
    la sabiduría de nuestros sueños semilla.
                           
    Ellos, los sueños, indican el camino
    con símbolos y señales de toda clase,
    en cada hecho, en cada momento,
    entre las cosas y entre las personas,
    en los dolores y en los placeres,
    en los triunfos y en los fracasos.
                               
    Lo soñado, nos enseña, dormidos o
    despiertos,
    a vernos, a escucharnos, a darnos
    cuenta.
    Nos muestra el rumbo en presentimientos
    huidizos
    o en relámpagos de luz enceguecedora.
                   
    Y así crecemos,
    nos desarrollamos,
    evolucionamos...
               
    Y un día, mientras transitamos
    este eterno presente que llamamos vida,
    las semillas de nuestros sueños
    se transformarán en árboles,
    y desplegarán sus ramas
    que, como alas gigantescas,
    cruzarán el cielo,
    uniendo con un solo trazo
    nuestro pasado y nuestro futuro.
                 
    Nada hay que temer,
     .... una sabiduría interior nos
    acompaña...
    porque cada semilla sabe....
    cómo llegar a ser árbol.

          de Jorge Bucay, libro: "Cuentos para pensar"

Rezad para que sea capaz de superar los momentos  que me esperan

29/12/2006 21:17 lascenizasdeangela #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Miel

Mi paisaje interior, contaminado mi cabeza llena de pájaros enjaulados
las paredes de mi chabola aun guardan el recuerdo de aquellas noches de invierno...."Lichis"
Feliz año nuevo

Fecha: 30/12/2006 11:55.


gravatar.comAutor: vitore

Pero tú ahora ¿qué eres?: ¿semilla? ¿árbol? ¿fruto?... Mira que a lo mejor eres bosque y no lo sabes... ¡Buen 2007!

Fecha: 31/12/2006 18:55.


gravatar.comAutor: nahira

Estoy segura que vas a poder superar los momentos que te esperan Carmen, ya verás que sí, porque con ganas y esperanzas todo se puede. Mis mejores deseos para el nuevo año!, en verdad espero que sea de lo mejor!!

¡FELIZ AÑO 2007!

Un abrazo!

Fecha: 31/12/2006 21:39.


gravatar.comAutor: pez

Seguro que ese arbol es de una madera más fuerte de lo que piensa.

Fecha: 02/01/2007 12:28.


gravatar.comAutor: Luis Amezaga

Los árboles se unen por sus copas y por sus raíces. No sé cuál es el objetivo de mis rezos, pero cuenta con ellos y conmigo.

Fecha: 02/01/2007 13:13.


Autor: Mujerárbol

Yo soy un árbol. Hola. Agito mis ramas, porque ya me quedé sin hojas; estamos en invierno... el viento que pasa es frío, pero me hace cosquillas. ¿Vale ese susurro como rezo?

Fecha: 12/01/2007 22:54.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris