Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2006.

Me quedo con...

Desde que la conocí, la veía tan alta (yo era una mico), algo rechoncha por la edad, creo que en aquel momento tenía  unos sesenta años o así. Era tremendamente coqueta y chillona. Me encantaban sus historias de hacía casi medio siglo, unas tradiciones totalmente obsoletas pero que siempre me hicieron gracia.

Cada vez que venía el repartidor de huevos a casa siempre se peleaba con él, por lo visto tenía talla L y talla XL, el pobre hombre le decía -Escójalos usted señora!- así que al final siempre le daba gato por liebre, cogía los más grandes a precio de los pequeños, y siempre le daba uno menos-eso decía ella cada vez que venía-...el pobre hombre era un santo...

Llevaba batas de casa que eran casi un papel de fumar, viuda cómo era, estaba acostumbrada a ahorrar todo lo posible en beneficio de su única hija, aún recuerdo cuando fuimos las cuatro a ver en su vídeo una pelicula alquilada, -lo que el viento se llevó-, yo era pequeña, a mí me tocaron caramelos, a ellas un copazo de anís de un cuarto de litro, con lo cual pusieron de vuelta y media a Escarlata...superachispadas...con unas risas.

Le encantaba ir a tender, y como el vecino del once tenía perro...uffff, ella me contó que tenía fobia a los perros...y un día subió el pedazo de pastor alemán a la azotea...Cuando el bicho se puso de pie para hacerle zalamerías, ella se asustó tanto que bajó sin una de sus zapatillas chillando y llamando a mi madre- Pepiii, aquí hay un perro locooo!!!,

A veces me escapaba de casa para sentir ese saber antiguo, esas historias de hacía casi medio siglo, y como a ella no le gustaba hablar pues se juntaban el hambre con las ganas de comer...Hace poquito alguien le chivó que yo la quería mucho, y ella contestó que era mutuo el afecto..

Tenía tal pelea con el tema perros que cuando descubrimos que algún buen perrito se hacía pis en mi portón y en el suyo lo otro, cogió tal rebote que fue a buscar a la farmacia lo más fuerte que vió, usease azufre, entre mi madre y ella pusieron la macetilla llena de polvitos amarillos porque por lo visto éso lo que hacía era que le picase el culete al perro éste tan irreverente..y surtió efecto...lo que nos pudimos reír....

Me quedo con esa imagen de ella, con el respeto, su dignidad de viuda, su orgullo de echarle valor a la vida y sobreponerse a todo, de sus miles de historietas divertidas, su glotonería...de mi ternura hacia esta anciana adorable...

Mi recuerdo y mi oración para Mª Angeles. Siempre la querré.

 

07/12/2006 21:24 lascenizasdeangela #. sin tema Hay 17 comentarios.

Hormonolandia


Dicen que las mujeres somos un coctel hormonal...y sinceramente, va a ser que sí...Desde hace más o menos un mes me han recetado un medicamento  imposible de pronunciar...vale, es un asco tomarlo...pero es que tiene unos efectos secundarios que son la pera...

Doña María de las Prudencias, usease yo, siempre educada, calladita, de las que no habla por no molestar...pues ha sacado unos webs increíbles...Según la gente que me rodea, he cambiado muchísimo, antes ni se me pasaba por la cabeza contestar a nadie salvo que estuviera enfadadísima...ahora...nadie me dice ná...con lo cual aquí la niña se parte el culo de risa...He pasado de pánfila a arpía en un tristras...(la culpa la tiene el medicamento...)

Antes en las visitas familiares obligatorias capeaba los comentarios del tipo dientes dientesss..jo... pero es que ahora de las miradas que echo...ya nadie me dice nada...me miran como si fuera Risto de OT, lo que hasta cierto punto tiene su aquél...

A veces se me quita, sobre todo cuando mi preciosa sobrina me da sus abrazos de oso.-te quiero miles tata-entonces Carmen se quita la capa de arpía y vuelve a ser la misma...ostri...y si no es por la medicación?..bueno..no sé...la semana pasada le contesté a mi superpeluquero gay, y juro que me salió del alma..Él me comentaba :

-Niña ponte el pelo liso que vas estar muy mona..-y  le contesté...

-Pues claro mujer...(trágame tierra, ésto es el medicamento seguro...), lo malo es que se quedó tan feliz...

La culpa la tienen las hormonas...fijo...

18/12/2006 13:08 lascenizasdeangela #. sin tema Hay 17 comentarios.


Un numerito?




Desde que el calvo de la lotería se ha ido ya no es lo mismo, verdad? creo que no...el pobre chaval pasando frío en el coco con aquélla nieve repartiendo suerte...El anuncio de este año es un poco ñoño...echo de menos al "carvo"!!

En mi familia siempre ha existido la tradición de comprar números de la lotería, aunque jamás de los jamases nos ha tocado nada. Todos se levantan tempranísimo pegados a la tele, como  si fuera a salir el gordo en ese momento..ayyyy

Total, que siempre nos mandamos décimos, de mi tía, de mis padres, de...en fin.. y todos tienen la misma terminación...es decir, que o toca o toca por narices...

Lo que puede dar una idea del tipo de family que somos, marcada por un matriarcado, tengo en este momento sólo tías y madrina...así que..somos unas copionas de marca mayor...lloronas, gritonas y con un genio terrible...En una ocasión, a mi madrina se le apareció en un sueño un familiar fallecido que le dictaba claramente un número-ni idea de cómo se lo diría..-, se armó una increíble! LLamó a todos los sitios que se le ocurrieron para conseguir el número, Madrid, Bilbao, Barcelona, hasta que lo consiguió no paró...y claro! todas quisimos el mismo número-si le toca a ella y a los demás no pues un drama..jejejej- En el hospital donde trabajaban mis tías se enteraron del tema, así que tooooooodos quisieron el número...se generó tanta expectación que llevaban médicos, enfermeros, hasta las mojas llevaron  participaciones...

Hasta que llegó el día del sorteo...y ni el reintegro!!!Mi madrina enfadadísima con el familiar y nosotras muertas de la risa de la que se había montado...Sin calvo a lo mejor este año toca...

(Mañana vendré renegando como siempre y juraré que no compro más números en la vida...)

22/12/2006 11:01 lascenizasdeangela #. sin tema Hay 15 comentarios.

Arbol

En el silencio de mi reflexión 
    percibo todo mi mundo interno
    como si fuera una semilla,
    de alguna manera pequeña e 
    insignificante
    pero también pletórica de
    potencialidades.
                          
    ... Y veo en sus entrañas
    el germen de un árbol   magnífico,
    el árbol de mi propia vida
    en proceso de desarrollo.
                         
    En su pequeñez, cada semilla contiene
    el espíritu del árbol que será después.
                               
    Cada semilla sabe cómo transformarse
    en árbol,
    cayendo en tierra fértil,
    absorbiendo los jugos que la alimentan,
    expandiendo las ramas y el follaje,
    llenándose de flores y de frutos,
    para poder dar lo que tienen para dar.
                
    Cada semilla sabe
    cómo llegar a ser árbol.
    Y tantas son las semillas
    como son los sueños secretos.
                    
    Dentro de nosotros, innumerables sueños
    esperan el tiempo de germinar,
    echar raíces y darse a luz,
    morir como semillas...
    para convertirse en árboles.
                    
    Árboles magníficos y orgullosos
    que a su vez nos digan, en su solidez,
    que oigamos nuestra voz interior,
    que escuchemos
    la sabiduría de nuestros sueños semilla.
                           
    Ellos, los sueños, indican el camino
    con símbolos y señales de toda clase,
    en cada hecho, en cada momento,
    entre las cosas y entre las personas,
    en los dolores y en los placeres,
    en los triunfos y en los fracasos.
                               
    Lo soñado, nos enseña, dormidos o
    despiertos,
    a vernos, a escucharnos, a darnos
    cuenta.
    Nos muestra el rumbo en presentimientos
    huidizos
    o en relámpagos de luz enceguecedora.
                   
    Y así crecemos,
    nos desarrollamos,
    evolucionamos...
               
    Y un día, mientras transitamos
    este eterno presente que llamamos vida,
    las semillas de nuestros sueños
    se transformarán en árboles,
    y desplegarán sus ramas
    que, como alas gigantescas,
    cruzarán el cielo,
    uniendo con un solo trazo
    nuestro pasado y nuestro futuro.
                 
    Nada hay que temer,
     .... una sabiduría interior nos
    acompaña...
    porque cada semilla sabe....
    cómo llegar a ser árbol.

          de Jorge Bucay, libro: "Cuentos para pensar"

Rezad para que sea capaz de superar los momentos  que me esperan

29/12/2006 21:17 lascenizasdeangela #. sin tema Hay 6 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris